Carmelo Cedrún Otxandategi

Cedrún

Cedrún

Nombre: Carmelo Cedrún Otxandategi
Posición: Portero
Lugar de nacimiento: Amorebieta
Fecha: 06-12-1930

Nacido el 6 de diciembre de 1930 en Amorebieta, debuta con el Athletic en 1951 y permanece en él hasta 1965. Apodado ‘el muro de San Mamés’ disputa con el club bilbaíno 402 partidos y gana una Liga y cuatro Copas. También fue internacional con la selección española en 15 ocasiones.

Tras su retirada como jugador en activo se dedicó a entrenador, sobre todo de un modesto equipo gaditano, la Balompédica Linense.

 

Anuncios

El Peine del Viento

El Peine del Viento es un conjunto de esculturas de Eduardo Chillida (1924-2002) que están situadas en un extremo de la bahía de la Concha, al final de la playa de Ondarreta en San Sebastián, incrustadas en las rocas a modo de pedestal. Pertenecían a una serie que el escultor vasco comenzó en 1952 y que consiguió materializar 25 años más tarde, en colaboración del arquitecto Luis Peña Ganchegui.
El sentimiento hacia la naturaleza y el conocimiento en profundidad de este lugar, le llevaron a crear las esculturas.

Telmo Zarraonandia Montoya

B7jWKxUCIAAMp02

Telmo Zarraonandía Montoya (Erandio20 de enero de 1921Bilbao23 de febrero de 2006), conocido como Zarra, fue un futbolista español que desarrolló la práctica totalidad de su carrera profesional en el Athletic Club, de la Primera División de España. En este equipo formó parte de la «segunda delantera histórica» del club, la cual encabezaba junto a IriondoVenancioPanizo y Gaínza.

Prolífico goleador, fue el máximo anotador de la historia de la Primera División de España durante más de 60 años, con 251 goles. Aún hoy en día, sigue siendo el máximo goleador del Campeonato de España de Fútbol (Copa) con 81 tantos, y del Athletic Club con 335 goles; además es el futbolista que más veces ha ganado el Trofeo Pichichi al máximo goleador de la Primera División, logrando este premio en seis ocasiones.​

Su especialidad eran los remates de cabeza, que le hicieron famoso en toda Europa. Tal era así, que antes de jugar un partido en Estocolmo con la selección española, la ciudad estaba plagada de carteles en los que se podía leer: «Zarra: ¡La mejor cabeza de Europa después de Churchill.​ Su gol más recordado fue el logrado también con la selección contra la de Inglaterraen la Copa Mundial de Fútbol de 1950 disputada en Brasil, y que clasificó a España entre las cuatro mejores selecciones del mundo por primera vez en su historia. Jugó veinte partidos con la selección, anotando otros tantos goles.

Debido a su especial repercusión, goles, logros y trayectoria fue declarado decano del fútbol de manera póstuma por la FIFA del salón de la fama del fútbol en el año 2016.

Telmo Zarraonandía Montoya nació el 20 de enero de 1921 en la estación de ferrocarril de Asúa, ErandioVizcaya. Su apellido en euskera se divide en tres partes; zarra (de zaharra, viejo), on (de ona, bueno) y andía (de handia, grande).​ Era hijo de Pedro Telmo Zarraonandía Barturen Oñarte-Sagasti Zabala, jefe de dicha estación, y de Tomasa Águeda Montoya Salazar Barron Ruiz de Austri, de origen alavés.​ De familia numerosa, Zarra fue el séptimo de diez hermanos, cinco de ellos varones.

Infancia y primeros pasos

En su niñez, Telmo Zarra solía jugar al fútbol como cualquier otro niño del barrio. Por aquel entonces se hacía muy complicado conseguir un balón y los niños se las arreglaban jugando con pelotas improvisadas o caseras. Sin embargo, Zarra pudo disfrutar de un balón en condiciones, ya que dos de sus hermanos jugaban a fútbol: Tomás, el mayor, que jugaba en Primera División con el Arenas de Guecho y Domingo, quien falleció poco después en la Guerra Civil.

Al igual que dos de sus hermanos, Zarra también comenzó a interesarse por el fútbol pese a no contar con el apoyo de su padre, quien mostraba su desagrado argumentando que «ya es suficiente con dos hermanos en la práctica de este juego». A pesar de la desaprobación paterna, Telmo comenzó a practicar este deporte en varios clubes de la zona como el Asúa o el Pitoverese, si bien aún lo hacía sin ficha.14​ Por aquella época, en su barrio le apodaban «Telmito, el miedoso», como reconocía en una entrevista realizada por el diario El País en 1997;

«Siempre he sido muy vergonzoso y cohibido. Hasta jugando lo era. En Asúa me llamaban Telmito, el miedoso.» Zarra afirmaba que siempre jugó con mucho sentido común; «Fui muy precavido. Si el defensa era muy duro y yo iba con desventaja, trataba de no llegar al balón». – Telmo Zarra

Telmo firmó su primer contrato como profesional con el Erandio Club, de la Segunda División, equipo al que se incorporó en la temporada 1939-40. Más tarde, Zarra fue convocado por la selección de Vizcaya para jugar un partido amistoso frente a su homónima de Guipúzcoa. En aquel partido Zarra se exhibió marcando 7 de los 9 goles que le endosaron los vizcaínos al combinado guipuzcoano.

zarrab

Por aquella época, el Athletic Club buscaba jugadores para rehacer el equipo, el cual se había disuelto años atrás debido al duro caos que ocasionó la Guerra Civil.​ El equipo rojiblanco se fijó inmediatamente en la joven promesa de Erandio y en la temporada 1940-41 lo incorporó a su plantilla.​ Anecdóticamente, Zarra había aceptado también la oferta del Barakaldo C. F., que llegó antes que la del Athletic, y tuvo que ser su hermano mayor, Tomás, el que resolviese el conflicto a favor de los bilbaínos.​

Sigue leyendo

Pepita Embil Echániz

Vídeo

Soprano guipuzcoana nacida en Getaria en 1918 y fallecida en Méjico D.F. en 1994.

Adquirió sus primeros conocimientos musicales de la mano de su padre que era profesor de piano y órgano. Posteriormente ingresó en el Conservatorio de San Sebastián donde fue alumna de canto de Gabriel Olaizaola. Formó parte del Orfeón Donostiarra, donde desde un principio cantó partes de solista, y del Coro Eusko Abesbatza y Eresoinka fundado por Gabriel Olaizaola. Posteriormente se trasladó a París para perfeccionar sus estudios de canto con Madame Babaya.

Tras la guerra civil se trasladó a Madrid atraída por la formación de nuevas compañías de zarzuela. Debutó en el Liceo de Barcelona con el rol de Plácida. En 1940 cantó Sor Navarra de Federico Moreno Torroba en Pamplona junto al que fue su marido, Plácido Domingo Ferrer, y poco después Black el payaso y Don Manolito ambas compuestas por Pablo Sorozabal, Loza lozana, La canción del Ebro, Tiene razón Don Sebastián de Guerrero, En el balcón de palacio de Romo, La niña de la flor de Rosillo, Leonardo el joven de Torregrosa entre otras.

Entre 1940 y 1945 fue primera soprano de la Compañía Lírica del teatro Calderón que en 1943 pasó a llamarse Compañía de Pepita Embil y Antonio Medio con la que estrenó Loza lozana, En el balcón de Palacio y Tiene razón don Sebastián.

A pesar de las ofertas que recibió para cantar ópera, Pepita Embil dedicó su vida a la zarzuela. En 1946 junto a su marido, sus hijos Mª Pepa y Plácido, y la compañía lírica de Moreno Torroba emprendió una gira por Puerto Rico, Cuba, Venezuela y Méjico que duraría dos años. El éxito cosechado les llevó a fijar su residencia en Méjico donde formaron su propia compañía con la que recorrieron toda Latinoamérica y algunas ciudades de Estados Unidos. En 1948 fundó su propia compañía en el Abreu.

Pepita Embil recibió el título de “Reina de la zarzuela” en Méjico. En 1966 regresó junto a su marido temporalmente a España para hacer una gira con la compañía de José de Luna.

La última vez que apareció en un escenario fue en 1974 en el Liceo de Barcelona cantando Doña Francisquita donde Pepita interpretó el papel de Aurora Beltrán y su marido el de Don Matías, dirigidos por su hijo Plácido.

Al final de su vida dirigió en la televisión mejicana el programa Antología de la zarzuela.

Entre las numerosas grabaciones que realizó cabe destacar: Black el payaso, arias de Madame Butterfly de Puccini, Val Tabarín, la zarzuela El anillo de hierro de Marqués y las operetas Eva y La viuda alegre de Lehar. Fuente:

Santuario de Loyola

Vídeo

En Loiola no solamente podrás visitar su lugar de origen sino también conocer las circunstancias de su azarosa vida.

Te sorprenderá encontrar el Santuario en mitad del Valle de Urola, rodeado de montañas y en un entorno idílico. El conjunto del Santuario, muestra del barroco arquitectónico, está edificado en torno a la Casa Torre medieval en la que Íñigo de Loyola nació en 1491.

La conocida como “Casa Natal” trasladará tu imaginación a la época feudal a través del linaje del Santo, el de la familia de Oñaz y Loyola, que se conoce desde el siglo XIII. Sus muros de casi dos metros de espesor, troneras, e incluso bombardas antiguas te harán sentir que accedes a una fortaleza medieval, como de hecho era el edificio originalmente.

El centro del Santuario está ocupado por la Basílica, que data de 1738, con su majestuosa cúpula, precedida por un amplio pórtico decorado en estilo churrigueresco. Una vez dentro, en su altar mayor podrás ver la estatua de plata de San Ignacio, donada por la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas, una entidad de comercio naval con América clave en la historia de Gipuzkoa.

Loyola es uno de los lugares más destacados de Euskadi, tanto desde el punto de vista histórico como por sus tradiciones y también por el entorno natural en que se encuentra. Ven y siente su espiritualidad, que puedes completar realizando la llamada “Ruta de los tres templos”, visitando también los cercanos santuarios de Arantzazu y La Antigua (Zumárraga).

José Mª Isidro Luis Antonio Belausteguigoitia Landaluce – ‘Belauste’

2dc925c44f0d576e84ff5434fcc4359f

Fuente Wikipedia>> José María Isidro Luis Antonio Belausteguigoitia Landaluce (Bilbao3 de septiembre de 1889 – México, D. F.4 de septiembre de 1964), conocido como Belauste, fue un futbolista internacional español. Jugó de mediocentro y su primer y único equipo fue el Athletic Club.

Belauste, fue, junto con Pichichi, la gran estrella del Athletic Club de las décadas de 1910 y principios de 1920. Fue el líder de aquella generación. Por otro lado participó en la mítica selección española que obtuvo la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Amberes 1920 y fue uno de los 11 jugadores que disputaron el primer partido de la selección española. El gol que marcó en aquel torneo le convirtió en un mito y forjó la leyenda de la Furia Roja o Furia Española.

Desarrolló toda su carrera futbolística en el Athletic Club, equipo en el que ingresó entre 1904 y 1906 (la fecha varía según la fuente). Junto con Pichichi, fue la gran referencia en del club vasco de principios del siglo XX. Con el Athletic conquistó seis campeonatos de Copa del Rey, en una época en que aún no se disputaba la Liga y la Copa era el único título a nivel nacional. También logró 3 Campeonatos del Norte y 2 Campeonatos de Vizcaya. Se retiró definitivamente en 1924.

COxd2fTWUAA7woz

Durante los cerca de 20 años que jugó en el Athletic, aunque con alguna intermitencia llegó a disputar más de 100 partidos. Esta es una cifra importante, dado que en aquella época se disputaban pocos partidos al año.

El juego de Belauste estaba basado en su impresionante poderío físico. Medía 1’93 m de altura y pesaba 95 kg. Era un atleta que además de fútbol practicó el lanzamiento de palanca (un deporte rural vasco), el montañismo y el tenis. Solía jugar de medio centro, pero solía sumarse en ocasiones al ataque y jugaba de delantero aprovechándose de su físico para el juego aéreo.

1457696254_180746_1457696834_noticia_grande

Al margen de sus éxitos con el Athletic destaca su participación en los Juegos Olímpicos de Amberes 1920 en el que logró la medalla de plata con la selección española.

seleccic3b3n-vizcaina-diciembre-1914

Un año antes de su muerte, recibió la insignia de oro y brillantes de su club de toda la vida, el Athletic. También fue distinguido con la Medalla al Mérito de la Real Federación Española de Fútbol.

Sigue leyendo